El juego del silencio

El juego del silencio

Es indudable que aprendemos mejor e incorporamos hábitos y conductas nuevas cuando lo hacemos jugando. El juego parece que es sinónimo de infancia. ¡Nada más erróneo! Podemos jugar toda la vida con los mismos resultados: placer, empatía, motivación, concentración, etc.

Para el desarrollo y/o mejora de habilidades como la capacidad de concentrarse rescatamos del cajón de los recursos este juego que inspiró a María Montessori: “El juego del silencio”

Este juego es a la vez un método, una filosofía, una práctica…  El juego planteado para los niños también lo podemos aplicar y disfrutar los jóvenes y adultos.

Nos obliga a parar, detenernos a pensar un momento en el día a día y aprender a conocernos más a nosotros mismos y “disfrutarnos”. Ayuda como técnica de relajación. Nos conecta con nosotros mismos y mejora la relación con los otros.

El juego consiste en sentarnos en círculo y quedarnos quietos, en silencio, con los ojos cerrados. A la vez que generamos un clima relajado, con música o en silencio.

Primero un tiempo corto (30 seg.) luego un poco más (1 min) y cada vez más tiempo.

Al terminar se pide a los participantes que abran los ojos, se levanten y uno a uno cuenten su experiencia: que sintieron, que escucharon, que “vieron”…

Gracias a este juego podemos mejorar nuestro autoconocimiento, la concentración, el autocontrol, la paciencia; aprendemos a ser más tolerantes y respetuosos, aumento de la escucha (no es igual a oír), mejoramos el pensamiento crítico y también nos ayuda a saber relajarnos.

Dep. Psicología CEMO Vilanova

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

kkkkkk